Capítulo 12. Oscura mariposa.(flasback)

Capítulo 12. Oscura mariposa.(flasback)

Maika,la niña de mirada gris.

Zvolen. A unos treinta kilómetros de distancia de Bratislava.(Eslovaquia).

Despacho del dr.Andrej.

-Pequeña, dime tu nombre.

Silencio.

-Pequeña… necesito saber tu nombre si quieres que te ayude.

-Maika hija, dile tu nombre al doctor.

..

-Sabe de sobra cómo me llamo, lo pone en mi ficha.

-Entiende que debo ser cordial contigo, no te preocupes, todo irá bien ahora.

-Mi nombre es Maika.

-Eso es.. muy bien. ¿Qué recuerdas del mes pasado?

-¿A qué parte del mes se refiere doctor? ¿A cuando me escapé del instituto? ¿A cuando robé aquel coche? O .. ¿A cuando asesiné a ese cerdo?

*el doctor mira a la madre de Maika*

-Háblame de eso, del suceso con tu padre.

-¿Para qué doctor? ¿Para que pueda reírse de mí? Igual que los imbéciles de mi clase…

¡Tenía que haberlos matado a todos. Como hice con el hijo de puta de mi padre!

-Bien, está bien. Lo dejaremos para otro día.

¿Le parece si concertamos otra cita para el jueves?.

-Claro doctor. Mi hija y yo estaremos aquí a la hora de siempre.

-Agente ,acompañe a la señorita Maika un momento por favor. Quiero hablar con su madre.

Hasta luego Maika, espero verte el próximo día.

-Dígame doctor.

-Verá, le seré sincero. Los continuos abusos de su padre la han marcado. Ella ha desarrollado una personalidad alternativa como forma de escape, de evasión. Si no se medica y se cuida el resto de su vida, puede que trate de repetir el suceso con otras personas. Cualquiera cosa que la saque de su inestable normalidad puede acabar en nuevas agresiones..

No llore señora, hay mucha gente con ese tipo de… dolencia mental.

-Gracias doctor. Nos vemos el jueves.

Hospital psiquiátrico de Bratislava, en medio de una zona rural. Temperatura exterior cuatro grados.

Los cristales de las habitaciones , el escaparate perfecto para disfrutar de la lluvia y las vistas al campo.

Hectáreas de lavanda se mecen con el aire, la brisa dibuja hipnóticos surcos en las flores.

-Hija, ¿qué tal estás?.

-Mucho mejor mamá, ya sólo quiero olvidarlo.

-Eso es hija mía. Te prometo que nunca dejaré de cuidarte, mamá estará siempre contigo.

-Ya lo sé mamá. No hace falta que me lo repitas cada día. Siento todo lo ocurrido.

-Tsssss ,calla hija. No tienes que disculparte. Sólo hiciste lo necesario para sobrevivir.

TRES MESES DESPUÉS.

-Buenos días Maika, como ya te dije, hoy tenías la evaluación.

-Si doctor, no pienso en otra cosa. ¡Tengo tantas ganas de salir de aquí!

-De eso quería hablarte, creo que posponer tu evaluación unos meses más , puede que dos o tres nada más.

-Pero …¿doctor usted cree que es necesario? , Maika ha evolucionado bastante…

-Mire señora, usted tiene que entender que no podemos arriesgarnos . Su historial es bastante.. peculiar, por decirlo de alguna forma.

Las palabras del doctor eran afiladas , hirientes. Salían de su boca y se clavaban en el corazón de Maika. Cortaban su alma.

Hacían pedazos la esperanza de su libertad. Su cabeza se negaba a aceptar el mensaje.

Los sonidos empezaron a deformarse. Las frases eran seguidas por un eco insoportable. Se alargaban en la cabeza de Maika reverberando ,adquiriendo una textura arenosa y ácida que ahorcaban a la muchacha.

Los pensamientos iban y venían. Veía al doctor y también a su difunto padre, las voces se confundían entre ellas.

Maika agachaba la cabeza intentando no pensar lo que estaba ocurriendo.

-¡No , papá no!

¡Me haces daño!

Para por favor….

Maika se levantó de la silla como un resorte, el doctor y su madre se sobresaltaron.

La madre miró a Maika con la cara pasmada, viendo lo que pasaba como una película. No tuvo tiempo de entender que su hija estaba fuera de sí.

-¡MALDITO HIJO DE PUTA!

¡MUERE CABRÓN!

Maika, en un claro episodio de enajenación , cogió la pluma del doctor y se abalanzó contra él. Le clavó en repetidas ocasiones el objeto, la cara, cuello y pecho quedaron llenos de heridas de las que emanaba sangre en cantidad.

¡HIJA NOOOO!

Maika recuperó la cordura. Se sentó en una esquina contra la pared. Su cara lo decía todo. Acababa de destrozar el cuerpo del médico que convulsionaba sin vida.

La madre se echó a llorar. Sabía que la vida de su hija se había ido por el desagüe. Le esperaba una eternidad de psiquiátricos y pruebas médicas , en el mejor de los casos.

No tenía otra opción. Cogió la pluma con la que acababa de asesinar su hija al médico y escribió algo en un papel.

-Ven aquí hija. Quítate esa bata y ponte mi jersey , si te ven llena de sangre no llegarás muy lejos.

Busca a ésta persona, dile que vas de mi parte y el sabrá que hacer.

Llamaban a la puerta.

-¿Doctor está usted bien?

¡Doctor!¡Doctor!

-Vamos hija, no hay tiempo. Baja por la ventana, son tres pisos pero puedes hacerlo. Toma éste dinero. Te quiero nunca lo olvides.

¡CORRE! ¡CORRE!

Maika bajó por los tubos de la calefacción hasta la calle. Corrió asustada, antes de torcer la esquina abrió el papel y leyó su contenido, decía:

-Coronel Sarcev. Cuartel de Gori.-

Maika miró por última vez atrás. Para siempre le quedará el recuerdo de su madre saltando por la ventana mientras un policía trataba de cogerla.

Flashbacks Huespeddeningunaparte